El dólar blue termina el año con precio récord y las reservas no repuntan

0
0

La cotización del paralelo se despertó en la última semana de diciembre y alcanzó varios máximos. Sin embargo, subió por debajo de la inflación, al igual que el tipo de cambio oficial. Por su parte, pese a las compras, las arcas del Central terminan el año bajo presión.

El dólar blue termina el año con precio récord y las reservas no repuntanEl dólar blue cerró 2021 arriba de los $200.

El mercado cambiario cierra 2021 en estado de tensión. Tanto las cotizaciones paralelas del dólar como las reservas del Banco Central (BCRA) acapararon la atención en los últimos días.

El dólar blue, que tocó un récord de $210 este jueves 30 de diciembre, alcanzó varios valores máximos a lo largo del año. El oficial, en cambio, acumuló un atraso real de 18%. Por el lado de las reservas, el volumen no repuntó a pesar de las compras realizadas por el Banco Central.

El dólar blue llegó a niveles máximos

Al cierre de la última rueda, el dólar blue recortó la suba y finalizó en $208. En consecuencia, aumentó $42 o 25,3%. Se trata de una variación menor a la de la inflación en el mismo período, que rondará el 55%.

La cotización paralela de la divisa arrancó enero en $165 y tocó un mínimo de $139 en abril. Desde ese momento, la tensión cambiaria fue en aumento, aunque con breves intervalos de estabilización.

A fin de abril, el dólar blue rompió el techo de los $160.
El 24 de junio alcanzó los $170.
A fines de julio, atravesó otra barrera psicológica, la de los $180.
Hacia el final del décimo mes del año, el dólar blue volvió a tocar su máximo valor nominal, de $195.
Antes de las elecciones de noviembre, la divisa paralela cruzó la barrera de los $200 y llegó a tocar $207, a 48 horas de la votación.
Finalmente, en diciembre, el dólar blue marcó nuevos máximos de $210, aunque cerró en $208.

Los dólares financieros subieron 40% en el año

Los dólares financieros, por su parte, también testearon récords varias veces a lo largo del año y obligaron al Gobierno a poner más restricciones a la operatoria del dólar Bolsa.

En noviembre, tanto el contado con liquidación como el dólar Mep llegaron a sus máximos. En el primer caso, superó los $220 por dólar y en el segundo -que es la opción que ofrece liquidación local- pasó los $205.

Los tipos de cambio financieros se obtienen comprando un bono en pesos y vendiéndolo en dólares.

Esos valores se vieron cuando el BCRA decidió dejar de intervenir en el mercado de bonos. En las primeras ruedas con menor participación oficial, las cotizaciones se dispararon, pero luego se acomodaron para converger a niveles similares a los del dólar blue.

Sobre los últimos días de diciembre, a contramano de lo que sucedió con el paralelo, el dólar Mep y el contado con liquidación bajaron. Según explicaron los expertos, la tendencia tiene que ver con el pago del impuesto a los Bienes Personales.

Para la declaración jurada de ese tributo, los contribuyentes presentan el estado patrimonial al 31 de diciembre. Por eso, en los días previos muchos ingresan dólares al sistema financiero mediante la Bolsa, para dejarlos en caja de ahorro y evitar pagar sobre esa tenencia.

De todos modos, el precio del contado con liquidación subió 44,1% en el año, mientras que el dólar Mep avanzó 41,3%. Si bien estuvieron por debajo de la inflación, son las opciones cambiarias que tuvieron mayor actualización en 2021.

El dólar oficial, con ritmo propio

A diferencia de las cotizaciones paralelas, el dólar oficial no tuvo grandes sobresaltos. Por el contrario, ralentizó su ritmo de avance a medida que se acercaban las elecciones, dado que el Gobierno eligió usar el tipo de cambio como ancla para tratar de frenar la inflación.

El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, utilizó el tipo de cambio oficial como ancla para la inflación durante buena parte del año.

De punta a punta del año, el tipo de cambio mayorista avanzó 22,1% y el minorista apenas se movió 20,7%, es decir, por debajo de la inflación y del blue. El ritmo de depreciación del peso, que había sido de 3,74% en enero, disminuyó hasta 1% en noviembre. Así, el tipo de cambio se atrasó un 18% en términos reales, según GMA Capital.

Ya pasadas las elecciones, el BCRA volvió al acelerar la devaluación, que cerró diciembre en 1,8%. El dólar mayorista finalizó el año en $102,75, apenas por encima de la proyección que había hecho Martín Guzmán en el Presupuesto 2021, donde había estimado $102,40.

Las reservas jugaron partido aparte

Las reservas del BCRA tuvieron un 2021 atípico. El 30 de diciembre de 2020 sumaban US$39.387 millones y el primer día de enero pasaron a US$39.501 millones, el mismo nivel al que terminaron el año. Sin embargo, el cierre de este año, la película fue diferente: llegaron a superar los US$46.000 millones.

Entre enero y julio, el organismo aprovechó buena parte de los dólares que liquidaron los exportadores y se llevó más de US$7100 millones. Luego de financiar las importaciones y demás demanda de divisas, las reservas sumaron unos US$3200 millones a fin del séptimo mes del año, cuando superaron los US$43.000 millones.

En agosto, en tanto, llegó la asignación especial de Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, que sumaron unos US$4300 millones a las arcas del BCRA y llevaron las reservas a los niveles máximos del año, por encima de los US$46.300 millones.

Sin embargo, la merma estacional en las liquidaciones del agro (que igualmente ingresó cifras récord en 2021), junto con la persistente demanda importadora, las intervenciones en el dólar financiero -que GMA Capital calculó en US$2600 millones) y los pagos de deuda llevaron a saldos negativos en el último cuatrimestre.

En septiembre cayeron US$3269 millones.
En octubre perdieron US$94 millones.
En noviembre bajaron US$1288 millones.
En diciembre retrocedieron US$2030 millones.

Como consecuencia, se diluyeron las compras de dólares del BCRA y también el aporte extraordinario de divisas del FMI. Así, las reservas finalizaron 2021 en US$39.500 millones, sin cambios en relación con el nivel de comienzos del año.

Las reservas netas, es decir, los dólares de rápida disponibilidad que tiene el BCRA están muy por debajo de ese nivel. Si bien las estimaciones de los economistas difieren, todos coinciden en que son inferiores a los US$5000 millones. En ese escenario, tanto el dólar como las arcas de la autoridad monetaria seguirán siendo una de las variables claves a monitorear en 2022.

Comentários no Facebook