A 40 años del atentado a Juan Pablo II: los misterios sin resolver

0
0

El 13 de mayo de 1981 el turco turco Mehmet Ali Agca disparó contra Karol Wojtyla en la plaza de San Pedro del Vaticano, hiriéndolo de gravedad.

A 40 años del atentado a Juan Pablo II: los misterios sin resolver

Cuarenta años después de haber sobrevivido a un atentado a balazos en la plaza San Pedro del Vaticano, el 13 de mayo de 1981, el fallecido papa Juan Pablo II es recordado hoy por haber contribuido con su prédica a la caída de la Unión Soviética, así como por ser uno de los pontífices más universales y viajeros de la historia.

Durante su papado de 27 años, el polaco Karol Wojtyla disfrutó de un gran popularidad mundial, sobre todo en Estados Unidos, un país donde solo el 24% de la población se define como católica, con una aprobación de entre el 87 y 97%, entre 1980 y 1990, según el centro de investigación Pew Research Center.

El 13 de mayo de 1981, cuando ingresaba en un automóvil descapotable a la plaza San Pedro, el ex arzobispo de Cracovia recibió cuatro disparos del extremista turco Mehmet Alí Agca, ex miembro del grupo de extrema derecha «Lobos grises».

Son numerosos los documentales, libros y testimonios que han reconstruido aquellos dramáticos momentos, las investigaciones, la «milagrosa» salvación del pontífice y el perdón del papa al turco Alì Agca, terrorista supuestamente militante del grupo de extrema derecha ‘Lobos grises’, autor de los dos disparos, pero sin una razón clara.

Nuevos detalles
En el libro publicado en marzo pasado «l papa doveva morire (El papa tenía que morir) del periodista Antonio Preziosi aparecen detalles poco conocidos o incluso inéditos relacionados con ese día en el que el mundo se detuvo en espera de conocer la salud del papa que sobrevivió después de casi seis horas de operación.

Preziosi desvela que pocos segundos después del atentado, cuando Juan Pablo II cayó herido por dos balas, susurró a su histórico secretario y ahora cardenal, el polaco Stanislaw Dziwisz: «Hicieron como en Bachelet», recordando el asesinato del vicepresidente del Consejo Superior de la Magistratura italiana asesinado por las Brigadas Rojas en 1980.

El autor, que ha recogido numerosos testimonios, cuenta el increíble traslado en ambulancia, sin escolta, por las congestionadas carreteras de Roma hasta el policlínico Gemelli, que incluso se equivocó de camino y evitó por poco un accidente que habría retrasado aún más la llegada al hospital. A su entrada, el quirófano destinado a las emergencias estaba cerrado, no se encontraba la llave, y tuvo que ser abierto a golpes.

La extraña trayectoria de la bala
El jefe del equipo médico del Gemelli, Francesco Crucitti, siempre confesó su asombro ante la «extraña trayectoria» de una de las balas que había recorrido en «zig zag» el abdomen del pontífice, saliendo de la pelvis, pero sin tocar ningún órgano importante.

«La bala entró a la altura del ombligo, por el lado izquierdo, perforó el colón y el intestino delgado en cinco lugares, pero cambió su trayectoria frente a la aorta central. Si la hubiera tocado, el papa habría muerto instantáneamente. Además, la bala atravesó la columna, evitando los principales centros nerviosos por muy poco, si los hubieran dañado, se habría quedado paralizado», constató Crucitti.

Incluso el 27 de diciembre de 1983, cuando Juan Pablo II visitó a Agca en la prisión de Rebibbia para mostrarle públicamente su perdón, el turco preguntó al papa polaco: «¿Cómo lo hiciste?. ¿Cómo te las arreglaste para salvarte?».

El pontífice polaco siempre estuvo convencido de que había sido salvado por una intervención directa de Nuestra Señora de Fátima, cuya aparición se celebra justo el 13 de mayo y que su salvación fue el cumplimiento del Tercer Secreto. «Una mano disparó, otra mano desvió la bala», aseguraba Wojtyla.

En cuanto a los motivos del atentado, Wojtyla nunca mostró interés por saber quién fue el que dio la orden de cometer el atentado y lo definió, conversando con el ilustre periodista italiano Indro Montanelli, como «un barullo» con todas sus reconstrucciones, admisiones y desmentidos.

Ali Agca, el autor del atentado
El comportamiento de Ali Agca no ayudó a la reconstrucción del atentado, según el juez Ilario Martella que condujo las investigaciones, pues cambió de versión 52 veces.

Agca pasó 19 años en la cárcel en Italia antes de que el presidente italiano, Carlo Azegli Ciampi, lo indultara en junio de 2000, pero fue entregado a Turquía donde tuvo que descontar otra condena hasta su liberación en 2010.

Diferentes investigaciones apuntaron que, detrás del atentado estuvo el servicio de espionaje militar de la extinta Unión Soviética (URSS) y los servicios secretos de la Alemania del Este y de Bulgaria, la llamada «pista búlgara», pero Agca llegó a asegurar que tras su gesto se encontraba Irán o el mismo Vaticano.

Mientras Ali Agca disparaba al papa, había dos monjas a su lado. La primera era la hermana Letizia Giudici, quien bloqueó al terrorista turco entregándolo a la policía y salvándolo del linchamiento de la multitud. La otra, según se cuenta en varias investigaciones, fue quien en el último momento bajó la mano del terrorista y desvió la trayectoria de la bala, que a tres metros de distancia habría sido mortal.

Pero esta supuesta segunda monja nunca ha sido encontrada. Giudici explica en el libro de Preziosi que no fue ella quien bajó el brazo porque estaba convencida «de que este señor estaba tomando fotos».

Comentários no Facebook